la fisioterapia y la empresa

La fisioterapia y la empresa

¿Qué tienes planeado hacer cuando tu mercado se inunde de productos baratos?

Funky Business

Leyendo el capítulo 59 de 📖 Misión emprender he querido reunir algunos párrafos que considero muy interesantes cuando empezamos a pensar en crear una empresa que practique la fisioterapia.
Sin prejuicios.
Sin connotaciones negativas.
Libres de malas creencias con respecto a emprender.

Un emprendedor es sobre todo una persona que idea una solución a un problema que tienen otras personas, sus potenciales clientes, con la esperanza de que le compren esa solución.

¿Te has planteado alguna vez qué problema solucionas?
¿Cómo lo solucionas?
¿Cómo lo presentas de manera atractiva?

Puede que hayas entrado en el modo automático de poner nombres de técnicas en el escaparate de tu clínica y solucionar «lo que venga» o «ayudar a todo el mundo». Bonita utopía.

El fin de una empresa es entregar valor a la sociedad, y la consecuencia de entregar este valor —y de hacer bien el bien— es que los accionistas tienen que ganar dinero, que es imprescindible para el funcionamiento de la empresa, pero no la razón principal de su existencia.
En pocas palabras: creemos que el dinero es la consecuencia natural de entregar valor a los clientes.

El primer paso para dejar de ser un empleado es dejar de pensar como tal.
Si tu principal ambición para ser un empresario es el dinero: ahórrate el tiempo y la experiencia.

Entregar un servicio a través de una empresa es lo mismo que amar a tus seres cercanos, pero llamándoles clientes.

Nuestros pacientes no entienden mucho de fisioterapia pero sí entienden de cuidado, de empatía, de alegría, de ánimo, de buenas intenciones, y para no seguir enumerando características… de buenas personas.

Quiere a tus pacientes / clientes, entrégales un gran valor, ofréceles más servicio del que esperan y déjales con la boca abierta… Estas no son sino formas de querer a las personas en el mundo de los negocios.

Hazte útil y el éxito será inevitable

Hay quien se pregunta qué problema, de los muchos que existen en el mundo, podría solucionar. La respuesta es bien sencilla: un problema en que puedes poner lo que sabes y haces al servicio de otras personas. Es el cruce entre tu especialidad y lo que los otros necesitan.

El problema que puedes solucionar está en el lugar donde puedes aportar valor a otras personas. Tan sencillo como esto.

Escoge algo que te importe verdaderamente; la vida es demasiado corta como para solucionar problemas que no nos parecen importantes.

«Emprender con sentido es una de las maneras más apasionantes de ganarse la vida y de desarrollar una actividad que realmente deje una huella significativa en este mundo«.

Raimón Samsó

No te hagas emprendedor solo para ganar dinero (aunque este llegará seguro como consecuencia de ofrecer valor a otras personas), sino para ofrecer algo de valor a este universo. La consecuencia inevitable de ofrecer este servicio es tu éxito emprendedor.

Espero que esta lluvia de ideas te sirva para empezar a pensar como un empresario.
Si quieres recibir un aviso por correo cada vez que suba un artículo (y más novedades) apúntate a mi lista en la página principal de mi web.

Rodrigo G. Azcona
Phytsio.

Te regalo una conexión directa entre mi equipo, tú y yo.

Cada vez que surge una situación curiosa con un caso clínico, leemos un libro o artículo, conocemos a una persona interesante o reflexionamos sobre fisioterapia, ejercicio y la experiencia emprendiendo te lo enviamos en EXCLUSIVA. *

*Esta no es una newsletter que escribamos por compromiso. No la recibirás en una fecha y hora concreta. Puede que en una semana recibas tres o tres en un mes. Pero lo que recibas, queremos que sea de calidad y no llenar tu buzón de correos sin contenido interesante.

COMENTA TU OPINIÓN SOBRE ESTE TEMA

Deja un comentario

Introduce tu nombre y tu correo electrónico para que puedas recibir toda la información de interés que compartiremos contigo