cambiar los ejercicios cada día

Cambiar los ejercicios cada día ¿Sí o no?

¿Debo cambiar las sesiones de movimiento cada vez que veo a mis pacientes?
Pues obviamente ¡depende!
Vamos a dividir la argumentación:

NO:

Una sesión no deja de ser un medio dentro de una estrategia para generar una adaptación concreta. Recuerda que no te sacas de la manga lo que vas a hacer en el día, sino que todo tiene un sentido y un porqué detrás.

No dar el tiempo suficiente a un conjunto de estímulos para generar adaptaciones es un error garrafal.

Hay dosvariables innegociables en cualquier programa de ejercicio que son: el tiempo y su ejecución (hacerlo).

Si te saltas esta regla con el objetivo de entretener a tu paciente, perdona, pero tú no estás dando un estímulo de entrenamiento, sino de entretenimiento.

Aquí la argumentación rotunda es: tu paciente viene a conseguir resultados y si puede pasarlo bien mientras tanto, perfecto. Pero no te olvides de lo primero:
los resultados.

¿Entrenas o entretienes?

SÍ:

Aquí la experiencia me ha ofrecido numerosos aprendizajes.
1) La búsqueda de la estrategia de movimiento con tu paciente:
Los pacientes con dolor tienen unos gustos muy peculiares por el ejercicio.

Lo que le sirve a uno (no le duele o le hace sentir mejor)no le sirve a otro(le hace rabiar de dolor).

Y es mediante el ensayo-error y la constante modificación de lo que no funciona y el mantenimiento de lo que sí funciona lo que va moldeando la estructura de su sesión para la posterior sobrecarga y la «no variación» de su programa de movimiento para generar adaptaciones.

2) Dar toques a las sesiones mientras mantienes «lo importante»:
Hay una parte muy abierta a la creatividad y al arte del profesional que permite dar frescura y variabilidad a las sesiones (sin tocar la parte principal) que ya hemos dicho que necesitan de tiempo y ejecución para generar resultados.

EL CALENTAMIENTO

Ese espacio donde atender necesidades diferentes y donde aplicar variaciones recurrentes que promuevan la adherencia, resultados, bienestar y satisfacción de nuestros clientes.

En resumen: una estructura de fuerza que sabemos que funciona la mantenemos y sobrecargamos mientras por el otro lado jugamos con el calentamiento para hacer este juego un poco más ameno y divertido.

3) No te olvides de que eres fisioterapeuta y de que trabajas con «montañas rusas con patas»:

Trabajamos con personas con dolor.
Personas que tienen una afectación potente de su calidad de vida.
Tienen problemas para hacer las tareas más básicas de la vida diaria.
El deporte que les gusta no pueden practicarlo.

Esto te lo digo porque la regularidad de síntomas en sus presentaciones en muchas ocasiones brilla por su ausencia.

No podemos mantener un estímulo concreto si cada vez que veo a mi paciente me veo obligado a modificar la sesión que tengo programada.

Esto no es malo, es la realidad.

Las recuperaciones son dinámicas y están sujetas a los constantes cambios de la sintomatología de nuestros pacientes.


Pero es uno de esos argumentos que defienden el SÍ en la cuestión que hemos planteado en este correo.

Lo que le sirve a uno (lo mejora)
no le sirve a otro 
(le hace rabiar de dolor).

Seguro que esto te sirve para aplicarlo hoy mismo con tus pacientes.

Rodrigo G. Azcona

Te regalo una conexión directa entre mi equipo, tú y yo.

Cada vez que surge una situación curiosa con un caso clínico, leemos un libro o artículo, conocemos a una persona interesante o reflexionamos sobre fisioterapia, ejercicio y la experiencia emprendiendo te lo enviamos en EXCLUSIVA. *

*Esta no es una newsletter que escribamos por compromiso. No la recibirás en una fecha y hora concreta. Puede que en una semana recibas tres o tres en un mes. Pero lo que recibas, queremos que sea de calidad y no llenar tu buzón de correos sin contenido interesante.

COMENTA TU OPINIÓN SOBRE ESTE TEMA

Deja un comentario

Introduce tu nombre y tu correo electrónico para que puedas recibir toda la información de interés que compartiremos contigo